domingo, 17 de noviembre de 2013

EL ARTE QUEDÓ EN JAQUE

El celuloide agoniza. ¿Quién iba a pensarlo? Empresas como Fujifilm y Kodak (dos de los principales proveedores de películas) ya han anunciado que para finales del año 2013 su producción cesará. La industria del cine ha tomado otro rumbo. Unos buscan calidad como la Directora de Cinematografía del Ministerio de Cultura, Adelfa Martínez quien afirma que “es fundamental pensar el tema como una evolución a lo digital atendiendo siempre y cuando a los estándares internacionales, pero a la vez, respondiendo a las necesidades locales”; mientras que otros buscan cantidad, tal es el caso del presidente de la National Association of Theatre Owners, John Fithian quien afirmó que “es un asunto meramente económico”. ¿Qué pesa más?

La tecnología: Una revolución silenciosa que camina a pasos agigantados. Eso si, no se puede negar que con la implementación de lo digital no sólo habrá una mayor oferta de contenidos cinematográficos sino que el acceso a estos contenidos será más amplio. Unas por otras: Aunque hay una mayor rapidez al hacer  las películas, la calidad cinematográfica ya no es la misma y las películas tendrán una durabilidad de aproximadamente 20 años, entonces, se podría decir que lo que hay detrás de la caída del celuloide es la muerte del cine como arte. 

Un clavo saca otro clavo…algunos dicen que no funciona, otros dicen que sí, y parece que en este caso el segundo grupo tiene la razón. Las nuevas tecnologías están sacando de la arena a las clásicas películas o cintas cinematográficas. El italiano Riccioto Canudo, habló del "Séptimo arte”,  al tratarse de obras pensadas como un vehículo cultural y que merecen una contemplación más apasionada por elevar el sentimiento humano al «olvido estético». Es por eso que no sólo el dedicado proceso de elaboración, sino el ritual de visualización de los celuloides hace del cine un arte. Lo que hay detrás de la caída del celuloide es la muerte del cine como arte. El celuloide no va más, llegó el momento de lo digital, aún así los gobiernos y las productoras deberían declarar como partimonio este arte, así se destinarían recursos para la permanencia de producciones de este tipo.

Es normal que se tienda a pensar que la producción de películas en formato digital harán del cine un verdadero arte como algunos catalogan ciertas producciones de Tim Burton ya que tienen mejor calidad de sonido, de imagen y mayores posibilidades y facilidades de distribución (lo que permitiría, por ejemplo, que todas las ciudades del país y del mundo cuenten con el estreno de una película en el mismo momento). Para la industria la rapidez y la espectacularidad funcionan. Para el arte no. De hecho desde cineastas comerciales como Steven Spielberg hasta experimentales como José Luis Guerín, argumentan que el digital no consigue la misma "sensación" que una película grabada en celuloide. En ‘Cinema Paradiso' el propio cine del pueblo y los diferentes hechos que en él suceden, son una genial metáfora de la evolución del cine en sí mismo; su composición visual y musical en donde la historia y el cine son impecables, y hacen de esta obra un referente del cine arte. El arte prevalece, y es por eso que la obra de Giuseppe Tornatore es considerada hoy en día como una de las mejores piezas del cine, aún cuando no se filmó con la tecnología de hoy en día, recibió un Oscar a Mejor película de habla no inglesa y un Globo de Oro a Mejor película extranjera, estos reconocimientos de nuevo lo avalan como un film digno de representar la existencia del arte en el cine a partir del celuloide.


La lógica del mercado ha hecho que en todos los aspectos de la vida lo económico prevalezca sobre el bienestar o lo artístico: muere el arte en las salas de cine. En el arte no se trata de producir en masa, sino sentir cada paso que se da porque el impacto va en la sensación que provoca, y parece que tendremos que asistir a un triste velorio. No sólo el dedicado proceso de elaboración, sino el ritual de visualización de la cinta hace del séptimo arte algo realmente hermoso y eso ha quedado atrás. Con la muerte del celuloide se muere una parte importante del cine como arte, porque ya no se produce igual…ya no se ve igual.


3 comentarios:

  1. El celuloide agoniza. ¿Quién iba a pensarlo? Empresas como Fujifilm y Kodak(dos de los principales proveedores de películas) ya han anunciado que para finales del año 2013 su producción cesará. La industria del cine ha tomado otro rumbo. Unos buscan calidad como la Directora de Cinematografía del Ministerio de Cultura, Adelfa Martínez quien afirma que “es fundamental pensar el tema como una evolución a lo digital atendiendo siempre y cuando a los estándares internacionales, pero a la vez, respondiendo a las necesidades locales”; mientras que otros buscan cantidad, tal es el caso del presidente de la National Association of Theatre Owners, John Fithian quien afirmó que “es un asunto meramente económico”. ¿Qué pesa más?
    INTRODUCCIÓN BIEN…FALTÓ SOLAMENTE LA ACCIÓN AHHH…LOS ENLACES
    La tecnología: Una revolución silenciosa que camina a pasos agigantados. Eso si, no se puede negar que con la implementación de lo digital no sólo habrá una mayor oferta de contenidos cinematográficos sino que el acceso a estos contenidos será más amplio. Unas por otras: Aunque hay una mayor rapidez al hacer las películas, la calidad cinematográfica ya no es la misma y las películas tendrán una durabilidad de aproximadamente 20 años, entonces, se podría decir que lo que hay detrás de la caída del celuloide es la muerte del cine como arte. EL HECHO DE QUE HAYA MAYOR OFERTA, RAPIDEZ Y MENOS DURABILIDAD NO PERMITE CONCLUIR LA MUERTE DEL CINE COMO ARTE….DEFINITIVAMENTE EL ARGUMENTO PRINCIPAL ES TU DOLOR DE CABEZA

    ResponderEliminar
  2. Un clavo saca otro clavo…algunos dicen que no funciona, QUÉ NO FUNCIONA???? (NO HAGA MALA CARA) otros dicen que sí, y parece que en este caso el segundo grupo tiene la razón. Las nuevas tecnologías están sacando de la arena a las clásicas películas o cintas cinematográficas. El italiano Riccioto Canudo, habló del "Séptimo arte”, al tratarse de obras pensadas como un vehículo cultural y que merecen una contemplación más apasionada por elevar el sentimiento humano al «olvido estético». Es por eso que no sólo el dedicado O DELICADO proceso de elaboración, sino el ritual de visualización de los celuloides hace del cine un arte. Lo que hay detrás de la caída del celuloide es la muerte del cine como arte. El celuloide no va más, llegó el momento de lo digital, aún así los gobiernos y las productoras deberían declarar como partimonio este arte, así se destinarían recursos para la permanencia de producciones de este tipo.
    DEFINITIVAMENTE NO LO LOGRASTE…FALTARON FUENTES DE AUTORIDAD
    Es normal que se tienda a pensar que la producción de películas en formato digital harán del cine un verdadero arte como algunos catalogan ciertas producciones de Tim Burton ya que tienen mejor calidad de sonido, de imagen y mayores posibilidades y facilidades de distribución (lo que permitiría, por ejemplo, que todas las ciudades del país y del mundo cuenten con el estreno de una película en el mismo momento). Para la industria la rapidez y la espectacularidad funcionan. Para el arte no. De hecho desde cineastas comerciales como Steven Spielberg hasta experimentales como José Luis Guerín, argumentan que el digital no consigue la misma "sensación" que una película grabada en celuloide. En ‘Cinema Paradiso' el propio cine del pueblo y los diferentes hechos que en él suceden, son una genial metáfora de la evolución del cine en sí mismo; su composición visual y musical en donde la historia y el cine son impecables, y hacen de esta obra un referente del cine arte. El arte prevalece, y es por eso que la obra de Giuseppe Tornatore es considerada hoy en día como una de las mejores piezas del cine, aún cuando no se filmó con la tecnología de hoy en día, recibió un Oscar a Mejor película de habla no inglesa y un Globo de Oro a Mejor película extranjera, estos reconocimientos de nuevo lo avalan como un film digno de representar la existencia del arte en el cine a partir del celuloide.

    ResponderEliminar

  3. La lógica del mercado ha hecho que en todos los aspectos de la vida lo económico prevalezca sobre el bienestar o lo artístico: muere el arte en las salas de cine. En el arte no se trata de producir en masa, sino sentir cada paso que se da porque el impacto va en la sensación que provoca, y parece que tendremos que asistir a un triste velorio. No sólo el dedicado proceso de elaboración, sino el ritual de visualización de la cinta hace del séptimo arte algo realmente hermoso y eso ha quedado atrás. Con la muerte del celuloide se muere una parte importante del cine como arte, porque ya no se produce igual…ya no se ve igual.

    INTRODUCCIÓN, TITULO Y CIERRE:0.7
    ARGUMENTO PRINCIPAL 0.3
    CONTRAARGUMENTO Y SECUNDARIOS : 15
    COLUMNA 25
    BLOG FALTARON LOS HIPERVÍNCULOS DENTRO DEL TEXTO (TRES COMO MÍNIMO) SÓLO HAY UNO…QUE ES DIFERENTE A LOS ENLACES RECOMENDADOS 0.7
    NOTA 30 % 32
    NOTA 70% 3.5
    NOTA 100%: 34

    ResponderEliminar